FANDOM


Plantilla para infobox de ffxv
Ravus Nox Fleuret
Ravus Nox Fleuret Render FFXV
Edad 28
Nacimiento
Oficio
Afiliación
  • Tenebrae
  • Niflheim
Ciudad natal Tenebrae
Raza Huamno
Armas
Personajes de Final Fantasy XV
Pero... Una parte de mí siempre anheló... Poder verte feliz algún día. Sin cargas, libre de vivir y amar como quisieras.
—-Ravus Nox Fleuret

Ravus Nox Fleuret es un personaje del Universo Final Fantasy XV, con papel antagonista en la película Kingsglaive: Final Fantasy XV y en el videojuego Final Fantasy XV. Es el hermano de Lunafreya, antiguo príncipe de Tenebrae y comandante de la armada imperial de Niflheim.

Historia

KingsglaiveFFXV Ravus SS3

Ravus pide ayuda a Regis.

Cuando tenía 16 años, los reinos de Lucis y Tenebrae eran aliados. Por ello, el rey Regis de Lucis viajó a Tenebrae con su hijo, el príncipe Noctis, que intentaba recuperarse de una grave herida. Fue entonces cuando Niflheim invadió el Palacio Fenestala, hogar de la familia Nox Fleuret, y el general Glauca asesinó a su madre ante los ojos de Ravus.

En busca de ayuda, Ravus llamó desesperado al rey Regis, quien, ante los ataques de las tropas imperiales, no pudo hacer nada por ayudar y optó por poner a salvo a Noctis y a Lunafreya. Sin embargo, la princesa se quedó atrás para ayudar a su hermano, y ambos fueron capturados por el Imperio.

Ravus in Niflheim and Lucis peace treaty

Ravus atiende a la firma del tratado.

Doce años después, Ravus llegó a convertirse en el comandante de la armada de Niflheim. Así, viaja a Insomnia cuando tiene lugar la firma del tratado de paz entre Lucis y el Imperio. Sin embargo, oculta a su hermana las verdaderas intenciones que tiene Niflheim e ignora sus explicaciones de que no fue Regis sino el Imperio quien asesinó a su madre.

Después de firmar el tratado, Niflheim roba la Santálita y el Muro alrededor de Insomnia cae. La Santálita es la fuente de luz en el mundo de Eos, otorgado por las estrellas a la dinastía de Lucis. A cambio de proteger la Santálita, la estirpe de Lucis blande el poder de los reyes que ha pasado al Sello de la Luz, una herencia de la casa real. Regis había usado el Sello para levantar un Muro mágico alrededor de Insomnia, lo que le fue debilitando y lo hacía envejecer más rápido.

Ravus-Ring-of-the-Lucii-KGFFXV

Ravus cogiendo el Sello de la Luz.

Después de que Glauca le corte la mano a Regis, Ravus recoge el Sello de la Luz. En un intento de obtener su poder, es juzgado por los espíritus de los Antiguos Reyes de Lucis, que le declaran indigno y queman su brazo izquierdo.

Tras esto, Ravus vuelve a Niflheim para curarse las heridas, y se lleva consigo la espada del Rey Regis, aunque no puede blandirla por no tener el poder de los reyes. A los ojos del resto, el Imperio declara que la espada fue una ofrenda antes de la firma del tratado de paz. Ravus es ascendido a general de la armada imperial tras la muerte de Glauca. Su brazo izquierdo es reemplazado por un brazo de Magitek que aumenta significativamente su fuerza. Luna es dada por muerta tras la invasión de Insomnia, y cientos de peregrinos viajan al Palacio Fenestala en luto, esperando que su hermano dé algún discurso. Pero el alejamiento del general Ravus de la esfera pública causa una gran preocupación sobre su bienestar. Se declara que, una vez recuperado, continuará los intentos por traer la paz entre Lucis y el Imperio de Niflheim.

Ravus, Verstael Besithia, Aranea Highwind y otros oficiales de Niflheim se reúnen para discutir qué hacer con Lunafreya, el Oráculo. Efectivamente, Luna había conseguido escapar de Insomnia a salvo y con el Sello de la Luz en su posesión para entregárselo a Noctis y que así pudiese derrotar al Imperio. El emperador Iedolas Aldercapt ordena a Ravus matar a su hermana, pero Verstael le hace recapacitar. Ravus obtiene un control total de la infantería Magitek y, aunque se le haya ordenado capturar a Luna, ni siquiera considera pensar en ello.

Niflheim bloquea la región de Duscae tras el ataque a Titán, ya que Noctis se encuentra en la zona. Ravus anuncia que los bloqueos imperiales se deben a que los insurgentes tras el ataque a la Ciudadela de Insomnia se encuentran en Duscae, y que el Imperio ha conseguido apaciguar a Titán, que había despertado en un ataque de rabia. Sin embargo, la realidad era que Luna había despertado a Titán mediante el ritual para que Noctis pudiera obtener su Marca.

FFXV TGS ravus with patry

Ravus confronta a Noctis y a sus amigos.

Ravus se encuentra por primera vez con Noctis y sus amigos (Ignis, Gladiolus y Prompto) cuando estos intentan recuperar su coche de el Bastión de Aracheole. Ravus intimida a Noctis y Gladiolus con su fuerza, pero el canciller Ardyn Izunia evita que pelee con ellos. Aunque Noctis, gracias a Luna, ya ha forjado un pacto con dos de los Sidéreos, Ravus está molesto porque el joven príncipe ignora el peligro en el que está poniendo a su hermana.

Ravus termina su recorrido por Lucis en Lestallum, donde las fuerzas del Imperio se quedan a ocupar el lugar mientras él vuelve a Tenebrae. Con su ayuda Luna vuelve también a casa, y los dos mantienen una conversación en un campo de siléreas. Ravus le ruega que deje de sacrificarse por Noctis, a quien no cree digno de ser el Entronado. Sin embargo, Luna está convencida de que Noctis es el elegido por la Santálita, y le dice a su hermano que él debería saberlo bien tras haber sido rechazado por los Antiguos Reyes. Ravus acusa a su hermana de malgastar su vida, y se queda en silencio cuando ella le responde que lo sabe y que es su decisión.

Ravus y Ardyn viajan a Altissia mientras Niflheim prepara sus acorazados. Ambos se reúnen con Camelia Claustra, la ministra de Accordo. Aunque no se especifica el motivo de la reunión, probablemente sea para discutir la repatriación de Luna al Imperio. Además, Niflheim tiene intenciones de matar a Leviatán antes de que Noctis pueda forjar un pacto con ella. Ravus es el encargado de llevar a cabo la tarea, pero lo hace por razones personales: cada vez que Luna despierta a un Sidéreo, su vida se consume.

Ravus-Ardyn-Altissia-FFXV

Ravus se reúne con Ardyn en Altissia.

En algún momento de su estancia en Altissia, Ravus consigue hablar con su debilitada hermana en privado. Luna le pide que le entregue el Sello de la Luz a Noctis, ya que ella va a morir. Ravus se aparta nada más ver el Sello. Él le dice que entregar el Sello es su deber, y que aunque no tenga las fuerzas para hacerlo, sí que tiene la voluntad de encontrarlas. El día anterior al discurso de Lunafreya, Ravus visita la catedral de Altissia, donde su hermana debía casarse con Noctis. Llega Ardyn y le pregunta a Ravus si ha hablado con Luna, pero él le miente y niega haberlo hecho, ya que sigue prisionera.

Planeando traicionar al imperio, Ravus ordena retirar a las fuerzas imperiales. El capitán Caligo Ulldor desoye sus órdenes, porque aún tienen que recuperar el Sello de la Luz. Ravus le recuerda que sólo la estirpe de Lucis puede usarlo, y cómo el perdió su brazo en el intento. Caligo desoye una vez más a su comandante, ya que quiere el Sello para él, y Ravus lo mata. Sin aliados, Ravus se une a Ignis en su intento de rescatar al rey y al Oráculo, aunque le deja claro que eso no significa que apoye a Noctis como el Entronado.

Una vez llegan al Altar de la Sidérea de las Aguas, encuentran a un inconsciente Noctis junto al cadáver de Lunafreya. Ravus, lleno de rabia, trata de asesinar a Noctis, a quien culpa de la muerte de su hermana y de su madre, años atrás, pero Ignis se interpone. Ravus se lamenta del destino de Luna, incapaz de alejarse de su cometido incluso muerta. Ruega al espíritu de su hermana que no se vaya, pero finalmente desaparece ante ellos.

Entonces aparece Ardyn bajo la apariencia de Gladiolus, que es descubierto por Ravus. El Sello de la Luz cae de la mano de Noctis al suelo, e Ignis aprovecha para cogerlo. Mientras Ardyn empuja a Ravus con su magia, Ignis se pone el Sello de la Luz. Con el poder de los Reyes de Lucis, a cambio de su visión, se enfrenta a Ardyn y se gana el respeto de Ravus. Este le asegura que Noctis sobrevivirá, y espera que sea verdaderamente el Entronado, pues con su hermana muerta el mundo está condenado a la eterna oscuridad.

Tras la destrucción de Altissia, Ravus vuelve a Tenebrae, donde informa a Maria, sirvienta de Lunafreya, de su muerte y la de Pryna, la perra de Luna. Le cuenta que guardará la espada Caelum para Noctis. Sin embargo, Niflheim sentencia a muerte a Ravus, culpándole de la destrucción de Altissia y de que Leviatán siga con vida. Tras esto, el imperio incencia Tenebrae, el Palacio Fenestala y el campo de siléreas de Luna.